Evolución tecnológica en los taladros de perfiles

 

Las estructuras metálicas que fabrican los clientes de los almacenes de hierro, cada día llevan menos soldaduras y las uniones se calculan para que sean atornilladas en la medida de lo posible. Esto ha incrementado la demanda del taladrado de vigas en los centros de servicio que dan este valor agregado.

Por otro lado, los fabricantes de maquinaria, viendo el incremento de la demanda de taladrado, han ido trabajando en hacer máquinas más productivas y automáticas, de manera que con un mismo espacio y un mismo operario, se pueda sacar mayor productividad, implicando más producción y menos coste operativo. Al mismo tiempo, también se ha tratado de lograr realizar más funciones con la misma máquina  y lograr así realizar muchos más procesos con la misma.

El modelo de Taladro automático Kaltenbach KDM, logra aunar múltiples procesos con una sola máquina. Aparte de realizar taladros en muy pocos segundos, esta máquina permite realizar otros procesos como:

  • Trazado de las líneas donde después va a soldar nuestro cliente sus chapas. Esto es un servicio muy interesante para los fabricantes estructura metálica, ya que se ahorran tener que hacer ese proceso en su taller, el cual hacen de forma totalmente manual.

 

Sin-título-1

 

  • Agujeros ranurados (colisos). Con herramientas especiales, el taladro Kaltenbach puede también realizar rasgados, algo que hasta hace poco lo hacían los clientes manualmente con un soplete.

colisos

 

  • Escotaduras (recortes). Para este proceso, si bien ya se podía realizar con una máquina específica de coping por plasma u oxicorte, muchos clientes optaban por hacerlo a mano ya que no tenían suficiente trabajo de este tipo. Con el Taladro KDM, el cliente puede realizar por proceso de mecanizado, diferentes geometrías de escotado, sin necesidad de comprar otra máquina para ello.

articulo-UAHE---img3

Kaltenbach, uniendo ambos aspectos de productividad y flexibilidad, está instalando muchas líneas de taladrado automáticas del modelo KDM tanto en España como en el resto del mundo. El éxito radica en que de esta forma, los centros de servicio, incorporando esta máquina, no sólo pueden ofrecer taladros a sus clientes a un coste muy competitivo, sino también otros procesos adicionales sin necesidad de realizar más inversión.